REGIÓN MADRE DE DIOS – Informe extraído del 23° Reporte del OCM

Madre de Dios y el avance de la minería ilegal que no se detiene

Madre de Dios sigue siendo una de las principales zonas productoras de oro (la sexta a  nivel nacional). La mayor parte de esta producción proviene de actividades informales o abiertamente ilegales.

La minería ilegal en Madre de Dios sigue siendo la principal actividad responsable de la deforestación. La Amazonía peruana ha perdido más de dos millones de hectáreas en los últimos 15 años y Madre de Dios es de lejos la región más afectada.

Las concesiones mineras en Madre de Dios han disminuido: a pesar de que en comparación con octubre de 2017, hubo un pequeño aumento de territorio concesionado en mayo del presente año (3.77% y 3.93% respectivamente), para octubre de 2018, hay una disminución: 3.74% del territorio, lo que significa el punto más bajo en los últimos 15 años. Como se puede apreciar en el mapa, las concesiones mineras y las actividades ilegales, presionan la reserva de Tambopata.

Cabe señalar que a través del Decreto Legislativo 1451, promulgado en pasado mes de setiembre, el Ejecutivo modificó diversos artículos de la norma que regula la interdicción de la minería ilegal. La nueva norma precisa que las acciones de interdicción contra esta ilícita actividad no solo se centrarán en la destrucción de bienes o insumos, sino que buscarán identificar, procesar y sancionar a las personas que financian y organizan este negocio.

El nuevo Decreto también define de manera más clara el delito de minería ilegal, a fin de que las fuerzas del orden intervengan únicamente a los mineros que están fuera del proceso de formalización. La actividad queda definida de esta manera: “Minería ilegal, es la actividad minera ejercida por persona, natural o jurídica que se realiza sin contar con la autorización de la autoridad administrativa competente o sin encontrarse dentro del proceso de formalización minera integral impulsado por el Estado. Sin perjuicio de lo anterior, toda actividad minera ejercida en zonas en las que esté prohibido su ejercicio, se considera ilegal”.

La norma precisa términos y delimita de manera más adecuada las funciones de las autoridades, siendo un avance positivo en la lucha contra la minería ilegal. Recordemos el grave impacto que tiene esta actividad en la deforestación de la Amazonía, así como en la contaminación en diversas zonas del país.

Además de ello, según la Defensoría del Pueblo, las organizaciones de pequeños mineros y mineros artesanales de las provincias de Tambopata, Tahuamanu y Manu, continúan demandando la derogatoria del DL 1105 de 2011. El argumento principal apunta a subrayar las dificultades para seguir el proceso de formalización.

Por otro lado, el pasado  21 de junio fueron capturados 7 funcionarios de la Dirección Regional de Energía y Minas de Madre de Dios, entre ellos el director regional, José Carlos Bustamante Cruz. El caso actualmente se encuentra a la espera de la audiencia de prisión preventiva.

Según la fiscalía, ellos habrían recibido dinero de mineros ilegales o en proceso de formalización a cambio de favorecerlos en procesos administrativos y trámites. Varias empresas de compra y venta de oro que operan en zonas de minería informal e ilegal de Madre de Dios, como Huepetuhe, La Pampa y Mazuco, funcionan también como casas de transferencia de dinero. En la investigación, el Ministerio Público encontró una larga lista de transferencias hacia los funcionarios de la Dirección Regional de Minería detenidos. Entre las empresas que transferían fondos de encuentran Oro Fino Curier SAC, Mega la Red Multiservicios Ortiz E.I.R.L., Royald Gold Company.

A pesar que el programa de formalización minera inició desde el año 2012, en Madre de Dios no hay ningún minero formalizado hasta la fecha, razón por la cual el Ministerio de Energía y Minas firmó un convenio con el con la gobernación para que esa entidad sumiera temporalmente hasta el próximo 31 de diciembre, la competencia para formalizar los mineros de esa región.

En agosto, se llevaron varios operativos. El primero se llevó a cabo en la zona de La Pampa en el distrito de Inambari, en el fueron destruidos siete motores con sus balsas, tolvas y bombas; fueron detenidas 10 personas; y se decomisaron 600 galones de gasolina.

Pocos días después, en otro operativo la policía decomisó y destruyó maquinaria valorizada en S/1,3 millones. En el lugar se hallaron también 1.200 galones de combustible, cuatro motos lineales, 15 campamentos rústicos y se detuvo a 9 personas.

En un tercer operativo, llevado a cabo a mediados del mes en el kilómetro 335 de la carretera interoceánica, se encontraron 21 motores, ocho dragas, 27 balsas, 620 galones de combustible, 18 bombas de succión, 350 tubos de PVC, 140 mangueras, 10 campamentos, cuatro generadores eléctricos y 185 metros de alfombra; se detuvo a una persona. Por los mismos días, nuevamente en la zona de La Pampa, se llevó un operativo nocturno donde destruyeron cuatro motores de 220 HP, de alta capacidad, valorizados en S/70.000.

En septiembre, la Policía en las comunidades El Pilar y Puerto Arturo, destruyeron 14 motores, 11 balsas y 1 canoa, y detuvieron a 5 personas, entre ellas un menor de edad. Seis días después, la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental y miembros de la Marina de Guerra incautaron más de 100 bidones de combustible que iban a ser utilizados como insumo para la minería ilegal en las zonas de “La Pampa” y “Cerro Colorado”, a orillas del río Inambari; una persona fue detenida. A finales de septiembre, nuevamente en El Pilar, la Policía Nacional incautó y destruyó diversos equipos empleados en la minería ilegal, valorizados en S/ 200 mil.

En octubre se dieron los golpes más fuertes a la minería ilegal en la zona hasta el momento. En 3 operativos llevados a cabo, se destruyó material valorado en S/650.000, S/6 millones y S/850.000. En estos operativos, se detuvieron a 12 personas en total.

La relación de Madre de Dios y la minería ilegal, a pesar de las intervenciones estatales, es difícil de romper. Una muestra son las elecciones regionales y municipales: en la primera vuelta Juan Imura Cjuno, del partido Movimiento Regional Fuerza por Madre de Dios, obtuvo el primer puesto con 28.7% de votos, seguido por Luis Guillermo Hidalgo de Alianza Para el Progreso (APP), con 21.8%, para el puesto de gobernador regional.

Según una investigación de Ojo Público, Juan Imura, quien obtuvo más votos, además de ser propietario de las concesiones mineras Transoceánico I, Israel I y Sory (que juntas suman mil hectáreas), y estar relacionado a empresas de maquinaria pesada, medios de comunicación, entre otros, fue investigado por tráfico de insumos químicos para la minería ilegal. Según información del Ministerio Público, el candidato además tiene una indagación preliminar por lavado de dinero en la Segunda Fiscalía Penal Corporativa de Tambopata[1].

El futuro de Madre de Dios, una de las regiones más afectadas por la minería legal e ilegal que destruye miles de hectáreas de bosques al año, contamina cuerpos de agua, invade terrenos agrícolas y trae consigo otros problemas sociales como la trata de personas, la delincuencia, entre otros, no es para nada alentador.

[1] http://www.actualidadambiental.pe/?p=51907