LAS FECHAS CLAVES PARA LOS MINEROS INFORMALES

Tal como se anunció en el XIII Informe del Observatorio de Conflictos Mineros, este año la problemática de la minería informal se convertirá en uno de los principales focos de conflictos. Faltan dos semanas para que termine el primer trimestre del año y estamos entrando a momentos de definiciones.

Una primera fecha clave para los mineros gira alrededor del 19 de abril. Ese día vence el plazo fijado por el decreto legislativo N° 1105, para que los mineros se acojan al proceso de formalización: según el propio vice ministro de Energía y Minas, Guillermo Shinno, pese a que unos 70 mil mineros han presentado su declaración jurada, esperan formalizar a unos 30 mil. Algunos especialistas consideran que esta cifra es demasiado optimista y que los mineros formalizados apenas superarían los 10 mil.

Mientras tanto, diversas federaciones de mineros informales han anunciado un paro para este 20 de marzo. Las diferentes federaciones de mineros de las distintas regiones del país pretenden movilizarse, presionar a un gobierno que se encuentra en plena crisis y así mostrar que en la actualidad varias sus organizaciones se han fortalecido y sus afiliados han aumentado en número y en capacidad de convocatoria.

Pero la otra fecha clave para el sector de mineros informales es el próximo 5 de octubre, día en que se celebrarán las elecciones municipales y regionales. En varias zonas del país, los mineros apuestan por acrecentar su influencia política en gobiernos regionales y municipales y vienen preparando diferentes candidaturas.

Para ello cuentan con recursos ingentes; no hay que olvidar que en la última década, los mineros informales se han beneficiado de un contexto muy favorable, con precios altos en  las cotizaciones de metales como el oro, facilidad en el acceso a extensas zonas para la explotación minera -incluso en áreas naturales protegidas y/o zonas de amortiguamiento-, abastecimiento de insumos, etc.

Habrá que estar alertas y seguir con atención los próximos acontecimientos. Se sigue constatando que desde el Estado no se cuenta con estrategias integrales, con capacidad de intervención multisectorial de manera sostenida, para enfrentar un fenómeno que hoy en día ha alcanzado niveles alarmantes en varias regiones del país.

17 de marzo de 2014

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *